spacer
spacer  

Fútbol de Colombia Soccer copa mundo Brasil 2014
LoPaisa.com

 
spacer
 
header

Clasificados Gratis
Clasificados gratis, colombia
 
Búsqueda personalizada

Todo bien con 'El Pibe' PDF Imprimir E-Mail
viernes, 02 de septiembre de 2011
Image Por: Jorge Cardona Alzate
Como homenaje a su carrera, publicamos el artículo que, sobre el samario, se editó para el libro de las Bodas de Oro del Deportista del Año de El Espectador en 2010.
Carlos Valderrama nació el 2 de septiembre de 1961 en Santa Marta./Archivo Carlos Valderrama nació el 2 de septiembre de 1961 en Santa Marta./Archivo
La historia dirá que nunca sufrió tanto Colombia como en 1989, por cuenta del narcoterrorismo de Pablo Escobar Gaviria, sus pares y sus secuaces. Y que nunca celebró tanto, gracias a Carlos El Pibe Valderrama, sus técnicos y sus compañeros de la selección mayor de fútbol. El año del asesinato de Luis Carlos Galán, de la explosión de un avión con 107 inocentes a bordo, de incontables carros bomba con centenares de víctimas. Pero también el año en que Atlético Nacional se alzó con la Copa Libertadores de América y que, después de 27 años, un combinado nacional obtuvo tiquete para disputar un nuevo mundial de fútbol.

Del otro lado de la tragedia, el deporte fue la alegría y su principal promotor un mago del balón, símbolo de la creatividad y el carácter, registrado en las planillas del talento, como Carlos Alberto Valderrama Palacios. Natural de Santa Marta, criado en el semillero de futbolistas llamado Pescaíto, estudiante del Liceo Celedón, desde su código genético estaba escrito su destino. Su padre Carlos o Jaricho jugó en el Unión Magdalena, sus tíos maternos Justo y Aurelio vibraron con el ‘Ciclón Bananero’, su primo Álex fue crack del Júnior, sus hermanos Alan y Ronald se vistieron de cortos en el profesionalismo. El fútbol colombiano lleva el ADN de su familia.

Y como toda su parentela, el fogueo fue en la selección de Magdalena y el debut en el Unión. El técnico Perfecto Rodríguez le abrió las puertas del equipo en 1978 y en 1981 saltó a la cancha a repartir balón. Tres años después, antes de cumplir sus 23, pasó a Millonarios. Pero el frío y la banca no encajaron en su esencia samaria. En 1985 llegó al Deportivo Cali, encontró a su socio en el medio, Bernardo Redín, y reverdeció su fútbol repentista y maravilloso. Ese mismo año se enfundó la tricolor de la selección de Colombia y el país empezó a contagiarse de su genialidad. En 1988 emigró al Montpellier de Francia y ya era un referente nacional.

La Copa América en Argentina de 1987 le había dejado el distintivo del Mejor Jugador. Sólo faltaba la consagración y el desafío a la vista fue la eliminatoria al Mundial Italia 90. El técnico Francisco Maturana venía del Atlético Nacional, la base del combinado era el exitoso equipo antioqueño. Entre agosto y octubre, mientras Colombia vivía días de zozobra por la violencia terrorista, como un oasis de optimismo la selección logró clasificarse. Atrás quedaron Ecuador y Paraguay. Después cayó Israel en partidos de repechaje. El 30 de octubre de 1989 se concretó el tiquete. Una generación dorada del fútbol colombiano emprendió su periplo mundial.

René Higuita, Andrés Escobar, Leonel Álvarez, Arnoldo Iguarán, Freddy Rincón, Albeiro Usuriaga, entre otros, y como un talismán de rizos de oro, dueño del pase gol, la rapidez cerebral y la pausa, el legendario 10 que deslumbró a propios y extraños. El Pibe Valderrama y los suyos, que fueron galardonados por El Espectador como los deportistas del año en 1989. Pero ahí no se detuvo el reloj de este seleccionado histórico y tampoco la hora de Carlos Valderrama. Italia 90 dejó la remembranza de un equipo de quilates y El Pibe se alzó ese mismo 1990 con la Copa de Francia. Después se fue al Valladolid, de España, donde aprendió en la derrota.

En 1992 se vistió de rojo. Medellín lo sumó a su causa y se cansó de poner a los delanteros mano a mano con los arqueros rivales. Pero faltaron las victorias. Entonces apareció Júnior en 1993 y la selección de Colombia buscando repetir mundial en Estados Unidos. La memoria de los barranquilleros está intacta. 19 de diciembre. El cronómetro marcaba el minuto 45:05 del segundo tiempo. Medellín era campeón. En el último contragolpe, Valenciano se la entregó a Pacheco, éste a Valderrama, con un enganche El Pibe desacomodó a la defensa y con sutil toque de zurda se la sirvió a Mackenzie. Gol ante América, 3-2 para Júnior y tercera estrella.

Cierre de lujo para El Pibe Valderrama en un año inolvidable. Cuatro meses antes, la selección de Francisco Maturana y Hernán El Bolillo Gómez, renovada con deportistas de la talla de Faustino Asprilla, Adolfo Valencia o Chonto Herrera, había pasado de largo en la eliminatoria. Invicto ante Paraguay, Perú y Argentina, con goleada de broche en el Monumental de Núñez el 5 de septiembre. El recordado 5-0 contra el encopetado Argentina. Con el cerrojo de Córdoba, el sacrificio de Leonel, la garra de Barrabás Gómez, el tranco de Rincón y El Pibe pidiendo y administrando la bola como director de orquesta.

El Espectador le entregó trofeo de oro como deportista del año 1993 y la prensa deportiva del continente lo destacó como el mejor jugador de América. Siete años más tarde fue calificado como el mejor futbolista del siglo XX en Colombia. Jugó cinco Copas América y tres mundiales. Vistió la camiseta nacional en 108 partidos y marcó 12 goles. Se retiró profesionalmente a los 41 años, prodigando espectáculo en tres equipos de Estados Unidos. El 1 de febrero de 2004 se despidió con honores. Hoy es empresario, éxito asegurado en imagen publicitaria y promotor de su academia. La historia dirá que fue un símbolo de Colombia y un maestro del fútbol.
 
< Anterior   Siguiente >
spacer
El Bolillo Gomez

Últimas noticias
Atlético Nacional
 
Estadísticas
Visitantes: 1422846
Sindicación

spacer
analyticstracking.php